El código de la Fuente


La marea está aumentando a un ritmo acelerado, aunque habían dicho que no habría más problemas de agua este año porque habían refinado la última versión de los códigos de la Fuente. Ninguno de nosotros pensó en llegar a tiempo para decirlo, pero esa máquina se había convertido en la única esperanza de la humanidad. Si bien la intensidad del oleaje que probablemente nos extinga a todos está creciendo, recuerdo el día hace veinticinco años cuando funcionó por primera vez, el Mundo creía que gracias a la Fuente las guerras por la energía podrían convertirse en un recuerdo polvoriento del pasado.

Esa vez se nos ordenó desconectar cada uno de nuestros dispositivos y vincularlos a la Fuente, que no lo hizo, los vio quemados después del impulso electromagnético que lanzaron hacia cada rincón del planeta. Durante dos días, la Fuente fue la única tecnología electrónica que funcionaba en la Tierra, todos estábamos seguros de que entraríamos en la Nueva Era, lo que se anunció con tanta demostración de poder. No faltó quien comparó el hecho con el prometido regreso de algún dios antiguo o el fin de los tiempos. Hace veinticinco años, la Fuente lanzó su grito espectral por primera vez. Mes a mes han abrumado a todos. En ese momento no sabían los resultados de iniciar esa máquina. Hoy todos sabemos que la rotación de la Tierra está a punto de terminar.

Las catástrofes han sido nuestros compañeros desde entonces. Cada rincón de la Tierra ha sido remodelado debido a la fuerza de los campos magnéticos y gravitacionales de la fuente. La consecuencia, el desplazamiento masivo de la población, pero no todos sobrevivieron. Solo aquellos de nosotros que vivimos en este continente y aquellos que llegaron. Esta tierra resultó ser la más segura cuando nadie podía saberlo.

La comunicación más importante ahora para nosotros es la velocidad de rotación actual, que calcularon será cero en el próximo mes. Por eso hoy es el día. Piensan que la nueva configuración de la Fuente revertirá el proceso para regresar gradualmente al estado anterior, solo queda una oportunidad para la humanidad. Es medianoche en este hemisferio continental, nadie quiere mirar, escuchar, saber. Comienza el horrible grito de la Fuente. Cuando termina, echamos un vistazo, la velocidad de rotación es cero. Ya se ha anunciado, si la Tierra se detiene, ninguna máquina humana puede hacerla marchar de nuevo. Y aquí estamos.



Imágenes originales



@LeVeuf


Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 International License.
 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *