Los delirios del calor


Por las calles nocturnas de la ciudad callada caminan las almas apesadumbradas por las noticias de que el pecado se encuentra rondando, viene acompañado de sus amigos los placeres carnales y también por el delito, nadie podrá estar a salvo después de marcar la hora de las brujas ni podrá tener auxilio a quien se tome desprevenido.

En las épocas en que el calor aumenta, fluyen los delirios por la venas y todo se presta para romper los límites que la cordura aconseja. Tales son las prevenciones que ha dispuesto la alcaldía, no salir de noche bajo amenaza de furores y raptos de locura que podrían afectar a cualquier habitante que estuviera andando por callejones y plazas, dejando abandonada a su propio riesgo a la ciudadanía.



En las casas la historia no es distinta pues también entre los moradores se ha sabido que han causado estragos estos cambios de humores que los llevan de la de la risa al grito, de las caricias a las fricciones, de la paciencia al desahogo de las pasiones. Por las rendijas y grietas de las casas entra el pecado con toda su cauda de juegos macabros. No hay inocencia, todos se vuelven cómplices y culpables.

Por las sombras de las habitaciones se revuelven las figuras que han aceptado la provocación y se dejan llevar por el murmullo de las tentaciones, que tras vencer cualquier resistencia dictan en los inermes inquilinos sus ardientes instrucciones. Gritos nuevamente y quejidos de placer son el panorama sonoro que acompaña el camino de la noche hasta el amanecer.



No han logrado los rezos expulsar al pecado, ni la propia Iglesia en la ciudad ha logrado reestablecer el orden en las almas que están bajo su cuidado, día tras día se descubre que la estructura se ha abrazado al caos y a las puertas de esta casa también se arremolinan los amigos del diablo.

No queda más que esperar, todo mundo comienza a desear que los calores pasen pronto y todo vuelva a la normalidad.


Fotografía y edición digital de autoría propia.
Fotos tomadas con: Iphone 5 y Global Nokia 2.1



@LeVeuf


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *