“Dos de tres caídas”, en el camino de los luchadores


Dos de tres caídas, avances del proyecto

Hace poco comentaba por aquí los primeros pasos de un proyecto teatral en el que estoy trabajando y cuyo estreno se aproxima a pasos agigantados pues el 17 de octubre es la fecha que tenemos marcada en el calendario. El proceso de montaje va con buen ritmo y son principalmente dos áreas de trabajo en las que nos estamos concentrando. La parte de creación de personajes, en la que cada uno sigue ensayando textos y corporalidades y el carácter de cada luchador y el área propiamente luchística, en la que se siguen entrenando habilidades y prácticas relativas al deporte-espectáculo que es la Lucha libre.





Click derecho en las imágenes para abrir en nueva ventana


En días pasados la producción tuvo también bastantes adelantos, pues por un lado el vestuario de los luchadores llegó para hacer las pruebas pertinentes y también para las delicias de todos los actores que ya querían verse como luchadores de verdad, vestidos con los los diseños que ellos mismos realizaron como parte de la biografía que en el proceso de creación cada uno elaboró para conformar el texto del espectáculo bajo la coordinación dramatúrgica de Conchi León. Así, la apropiación de estos vestuarios viene a culminar también su propio proceso creativo en términos de la imagen que imprimieron a los personajes.

Yo por mi parte aproveché una sesión de fotos que se programó para comenzar a trabajar en la difusión de la puesta en escena e hice un registro para compartirlo como parte de la bitácora de trabajo del proyecto. Estas no son las fotos profesionales sino que estoy sacando fotos de las fotos, es decir, me colé en el trabajo del fotógrafo oficial para hacer mi registro. Sus tomas seguramente las compartiré más adelante.

Para este momento vale la pena presentarlos haciendo notar que en la concepción de estos luchadores entró en juego la selección de un personaje literario o histórico con el que cada uno de los actores se sintiera identificado. Tal como pasa con algunos luchadores de verdad en los que se pueden determinar las referencias de las que provienen sus nombres.

Los luchadores

Angie Canto como Juana, la santa de fuego

Ella es una joven que por insistencia de sus padres tuvo que estudiar la carrera de medicina hasta que decidió seguir sus propios instintos y por la inspiración del viejo luchador Fuerza Volcánica y su admiración por la historia de Juana de Arco, decide entrar al mundo de la Lucha Libre para abrir el camino de libertad e independencia a todas las guerreras del cuadrilátero.


Edward Chan como El Justiciero de la Mancha

Él logró encontrar el camino fuera de una vida delictiva y llena de pesares gracias a la lectura de un libro del Quijote de Cervantes que robó en alguno de los asaltos en los que participó de joven. Su lucha ahora se centra en el el apoyo a otros que como él pudieran estar perdidos de su verdadera vocación o sin las oportunidades que a cualquiera le hacen falta para salir adelante.


Fabián Sosa como Brutus, el General infame

Una infancia y adolescencia escondido por los rincones para evitar el bullying, amante de la Historia y de los cómics, un día un amigo suyo lo invita a las luchas y su vida cambia. Desde entonces comienza el camino que lo lleva a los gimnasios y después al cuadrilátero, utilizando siempre las malas artes de los rudos a los que admiró desde el primer instante.


Héctor Pasos como Juan, el seductor endiablado

Es el amigo de Brutus, desde muy jóvenes asistieron juntos por vez primera a las luchas. También fue un chico con problemas de personalidad durante su época de estudiante en la que sufrió también con los abusivos. Asiduo lector de Tirso de Molina y José Zorrilla, decide hacerse llamar Juan, en honor al famoso seductor acuñado y lanzado a la fama en las obras dramáticas de estos autores. Consentido u odiado, nunca es indiferente a las aficionadas a la Lucha Libre.


Edgar J. Canto como El Gordo

Él es un vendedor de periódicos que ronda por el gimnasio donde entrenan nuestros luchadores. Es un enamorado de la lucha libre también, pero principalmente de Angie a quien siempre ayuda a hacer la promoción para las funciones de Lucha. Sueña también con ser referee en el cuadrilátero.

Como dato curioso, Edgar y Héctor son de verdad luchadores profesionales, Edgar ha estado colaborando con las coreografías de lucha libre y Héctor, que también es actor, es el responsable y productor del proyecto.


El cuadrilátero

Otro nuevo elemento que se ha integrado recientemente a los ensayos es nuestro ring de Lucha Libre; de fácil ensamblaje para permitir su transportación a los diversos espacios en los que se dará función de esta puesta en escena. Aunque le faltan algunos elementos para estar completo, ya estamos probando algunas escenas, incluidas algunas secuencias de lucha, que se pueden realizar en este nuevo elemento. Por aquí algunos detalles del armado del cuadrilátero:

Y aquí tenemos a Héctor Pasos, el feliz actor, productor y luchador que con gran esfuerzo y poder de convocatoria, ha estado sacando adelante este proyecto para disfrute de todos los que formamos parte.


Y yo me despido hasta el próximo reporte de las actividades de este proyecto que será A dos de tres caídas… y sin límite de tiempo.


Fotos propias tomadas con: Global Nokia 2.1



@LeVeuf


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *