“Dos de tres caídas” | El inicio de la temporada


Estreno del proyecto

El pasado domingo dimos inicio a las funciones de la obra Dos de tres caídas de la que por aquí he estado comentando el proceso de montaje en un par de publicaciones anteriores (En los primeros pasos desde la escena al cuadrilátero y En el camino de los luchadores) y en esta ocasión llegamos por fin al estreno del proyecto que fue en el patio del Teatro Casa Tanicho, aquí en la ciudad de Mérida, Yucatán.

Esta función en espacio abierto, fue la primera de varias que estarán visitando diferentes tipos de escenarios, desde el tradicional espacio teatral (Teatro a la italiana), pasando por foros de diverso formato, canchas y arenas especializadas en la Lucha libre. Se planteó desde el inicio un proyecto que pudiera ir evolucionando hasta poder convivir con públicos de ambos tipos, el teatral y el de las luchas.

El público va llegando a la función

La función fue especial ya que se trataba de probar el montaje con público invitado especialmente para dar su opinión y sugerencias sobre el montaje, gente de confianza de las dos áreas del entretenimiento que abarca este espectáculo. Al final de la función hubo un diálogo entre actores y espectadores abordando preguntas sobre el proceso de trabajo y sugerencias por parte de compañeros especialistas. Las siguientes funciones, los días viernes 17 y sábado 18 de este mes serán en el Teatro Olimpo, en el centro de la ciudad.

¡Comenzamos!

Sobre el argumento

Como ya he comentado anteriormente, el proceso con esta pieza resultó bastante intenso a nivel creativo, ya que en coordinación con la dramaturga Conchi León, cada uno de los actores elaboró la historia de cada uno de sus luchadores, tomando como base sus experiencias personales, sus preocupaciones sociales, sus héroes y sus propias luchas.

La obra narra el esfuerzo de cuatro jóvenes luchadores quienes comandados por Angie (los nombres de los personajes son los mismos que los de los actores) llevan acabo esfuerzos monumentales para sacar adelante una función de lucha libre en la que desean darse a conocer en la ciudad. Entre su preparación, entrenamiento y la difícil venta de boletos, van atravesando diversos obstáculos pero también cuentan con la ayuda del “Gordo”, quien contagiado de la ilusión de sus amigos luchadores, les da el empujón final para llevar a cabo la función de lucha por la que tanto se esforzaron.

Entre comentarios a situaciones de la vida común como la vocación, la amistad, la falta de recursos, la superación y también ciertas problemáticas sociales. La obra dibuja, mezclando tópicos literarios e históricos, la trayectoria de unos personajes que encuentran en la cooperación y la pasión con la que se defienden los sueños toda la satisfacción que significa poder llevar adelante un proyecto de vida como lo es para ellos la Lucha Libre.

Una función de Lucha Libre

La última parte de la obra representa sin estar muy lejos del modelo real un combate de Lucha Libre en el que se enfrentan como es tradición el bando de los rudos y los técnicos, a quienes se les reconoce por sus trampas y provocaciones en el caso de los primeros o bien por sus cualidades acrobáticas espectaculares en el caso de los segundos.

Los técnicos
Los rudos

Justiciero de la Mancha

Brutus, el General infame

Juana, la Santa de Fuego

Don Juan, el Seductor endiablado

De toda esta sección del montaje estuvieron a cargo los dos miembros del grupo que son luchadores profesionales, Héctor Pasos y Edgar Canto, quienes tomando elementos del proceso de creación de personajes fueron también adecuando elementos de la técnica de lucha que estuvieran de acuerdo a la personalidad de cada uno. Así, los luchadores fueron nombrado sus propios lances, Brutus con el Caput, Don Juan con El beso endiablado, Justiciero creó la llave Rocinante y Juana la purificadora. Con estas y otras llaves, vuelos y golpes, se fue dando forma a esta parte del proceso que se dedicó a crear lo que sería la gran secuencia de la lucha final cuya espectacularidad, según comentaros algunos de los espectadores invitados, resultó muy cercana a una lucha real.

Galerías fotográficas

   
↑ Desliza para ver las imágenes en la Galería fotográfica 1 ↑
   
↑ Desliza para ver las imágenes en la Galería fotográfica 2 ↑
   
↑ Desliza para ver las imágenes en la Galería fotográfica 3 ↑

Diálogo con el espectador

Al final en la conversación con los espectadores pudimos constatar una muy buena reacción hacia la puesta en escena, el público que de alguna manera era también aficionado a las luchas comentó que el trabajo les había dejado un buen sabor de boca y los asiduos al teatro también mencionaron con sorpresa la emoción de ver el despliegue de técnica y la gran energía de los actores. Como siempre hay detalles que pulir en términos de la producción pero estos se podrán cubrir y/o resolver fácilmente. Para todos fue una noche de mucho disfrute en la Lucha y en el Teatro.

Notas periodísticas

Finalmente acompaño esta publicación con un par de notas del periódico que acompañaron este estreno de la obra Dos de tres caídas


Una lucha muy teatral

Nota del Diario de Yucatán.




Click derecho para ver la imagen a mayor tamaño en nueva pestaña
Nota del diario Novedades de Yucatán


Las fotografías fueron tomadas por
José Ernesto Jimenez y Alexandra Benavides



@LeVeuf




Este trabajo por Miguel Ángel Canto está bajo una licencia Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 International License
.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *